Apuntes para el inicio del curso

De nuevo me tomo la libertad de dedicar en esta bitácora unas líneas a los derroteros por los que discurre mi vida, que además me sirven para anunciar ciertas cosillas que están por venir y que, no está de más que yo lo diga, pintan bien (unas mejor, otras peor).

La primera y más importante es que, tras un año “sabático” que me ha servido para adaptarme al ambiente de oficina, a las corbatas y a los cafés de mediodía, me reincorporo a la universidad. Dentro de un par de semanitas seré oficialmente estudiante a tiempo parcial del Máster de la UNED en Filosofía Teórica y Práctica. Las vueltas que da la vida: encaminado que estaba a la licenciatura en Filosofía y, en el último momento, y gracias al buen ojo de quienes me ayudaron a elegir, acabé matriculándome en Ciencia Política. Pero que no se engañe el lector: me quedé allí porque lo que estudié me pareció suficientemente filosófico; si no hubiera sido así, tal vez habría cambiado de opinión. Y ahora… ¡de vuelta a la filosofía! (de donde tal vez no he salido nunca). Pero que el lector tampoco se engañe ahora: hay tres razones que justifican mi elección y ninguna de ellas es la de pretender hacerme “historiador de la Filosofía” (que es, por cierto, a lo que se aprende fundamentalmente en Filosofía, pero no en Ciencia Política). Mi primera razón es que no quiero hacer un máster en que todos los contenidos repitan los que ya he visto durante la carrera. Mi segunda razón es que no quiero hacer un máster demasiado separado de lo que ya sé, porque tengo que trabajar (¡y descansar!) al mismo tiempo que continúo mis estudios. Mi tercera razón es que ya tengo un tema de investigación en marcha y, de cara a la tesina y (eventualmente) a la tesis, me conviene escoger un departamento abierto a sincretismos y trabajos situados “en tierra de nadie”.

Eso nos lleva, de hecho, a la segunda noticia, que es la próxima publicación (no tengo ni idea de cuándo saldrá exactamente) de un artículo que probablemente será mi primer “pinito” serio en relación con la investigación que me traigo entre manos; aparecerá en la revista de psicoanálisis Intersubjetivo, en un monográfico sobre Tótem y tabú (aunque ni el psicoanálisis ni las creencias religiosas de las sociedades arcaicas son mi tema de investigación). También aparecerá dentro de no mucho, en Investigación y márketing, un pequeño desvarío sobre si la velocidad tiene algo que ver con el tocino (es broma… pero no tanto); no va a ser ninguna maravilla porque ni la extensión ofrecida ni mi cerebrillo dan para más, pero bueno, de algo servirá (supongo).

Y con eso podemos saltar a la tercera noticia, que es que estoy escribiendo, o mejor dicho terminando (y por eso tengo la osadía de hacerlo público), una obrita de teatro. Me gusta pensar que es una “comedia política”, aunque ni estoy convencido de ser muy gracioso, ni termino de tener claro cuánto tiene de política y cuánto de cómica… Vamos, que cabe la posibilidad de que termine siendo una “política cómica”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bitácora. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s