Algunas notas personales en este mes de Marzo

Tendría que dejarme de tontunas e irme ya a dormir, pero la verdad es que llevo ya varios días conviviendo con la sensación de que últimamente este blog está no solamente abandonado sino tal vez algo vacío de contenidos personales. Por ello, simplemente unas notas muy rápidas:

Puedo decir, para empezar, que desde hace más o menos un mes soy un licenciado en la práctica. ¿Que cómo se siente uno en esas circunstancias? Pues más o menos igual que el día anterior, con la salvedad de que ya no tiene excusas para no computar en las estadísticas de desempleo. Y me niego a pensar que esto es simplemente culpa mía por haber estudiado Ciencias Políticas; un licenciado con tres idiomas obtendría trabajo en cualquier lugar normal que no estuviera azotado por una crisis económica salvaje y particularmente mal gestionada. Pero bueno, lo último que se pierde es la esperanza (después de que se acaben los ahorros).

Por otra parte, la vida de becario no es especialmente tortuosa, aunque noto que me falta tiempo y que consigo estirar mis horas menos de lo que tenía pensado. A estas alturas del año tendría que haberme leído ya dos o tres libros que, por el momento, siguen en danza. Progreso adecuadamente, pero no tan rápido como había imaginado. También me afecta, supongo, la llegada de la primavera, que no me altera la sangre pero sí me afecta a los biorritmos (o a mi válvula, que diría Ignatius Reilly), así que arrastro siempre un cierto cansancio corporal.

El tercer aspecto interesante de mi vida es la búsqueda y captura de beca de posgrado y un máster al que aplicarla. Lo segundo ha sido finalmente más sencillo que lo primero, que todavía está en proceso y lejos de conocer el resultado final de mis solicitudes… En cualquier caso, crucemos los dedos, que falta me hace.

Por último, y siguiendo con los asuntos académico-profesionales, tengo dos publicaciones en danza de las que no recibo notificación aunque debería, una tercera (que espero que salga adelante) para El Viejo Topo y dos comunicaciones en congresos que todavía no he escrito y que deberían ser razón suficiente para que tome jalea real, ginseng, o algún dopping natural similar que me ayude a vencer la astenia primaveral y ponerme manos a la obra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bitácora. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s